Nunca dejes de soñar, pero trabaja para hacer realidad tus sueños

lunes, 23 de marzo de 2009

El cenutrio irlandés...


Tengo una mujer trabajando en casa, en realidad tengo dos: una que viene de 9 a 10 de la mañana y otra que viene de 3 a 4 de la tarde. Las dos son colombianas, con la primera estoy encantada y llevo cuatro años con ella, con la segunda –la del medio día- llevo dos meses y ya no puedo más. Ayer tomé la decisión de quejarme y echarla, al menos de mi casa.


Sabéis que por el cáncer de dos personas jóvenes muy allegadas a mí y por mi brazo, lo estoy pasando mal. Con Ana, el cenutrio irlandés, y su forma de tratarme... he estado a punto de caer en una depresión.


El cenutrio irlandés viene mucho después de las 3 y se va antes de las 4, además de ‘robarme’ comida y manejar mi casa a su antojo siempre lleva prisa. La ataxia de Friedreich hace más lentos los movimientos, si me ayuda en el cuarto de baño (a sentarme en mi silla) ha de esperar dos segundos a que yo haga fuerza (con las piernas), pero no. Tiene prisa, no espera y me hace daño.
Se lo he dicho mil veces, me ha visto llorar del dolor... pero el viernes pasado el daño que me hizo fue Superior. No he podido ir a la piscina este finde, y ayer por la mañana me caí y al no poder apoyar el brazo casi me partí un labio.

Sé que una queja a la empresa que la manda es ‘malo’ para ella, tiene familia y necesita el dinero... pero leches, es ella o yo.

7 comentarios:

febade dijo...

Hola María
Sí, es cierto, tiene familia y necesita el dinero, todos tenemos familia y necesitamos el dinero, pero yo no me pongo a ejercer de cirujano ni a pilotar naves espaciales, más que nada porque no sé hacerlo.
La cosa está clara, ya no es sólo por tí sino por todas las personas que también necesitan ayuda. Si no sabe trabajar, si no sabe respetar, a la calle sin miramientos, sin remordimientos, sin concesiones. Si no sabe desempeñar el trabajo por el que le pagan entonces que se dedique a otra cosa.
Aplaudo tu decisión, sólo veo una pega: no haberlo hecho antes.
Un abrazo

María Narro dijo...

no me atreví a hacerlo antes, Febade, de hecho lo voy a hacer ahora. No es fácil... no es fácil compartir parte de tu intimidad con una extraña y que te trate como si estuviera quitando piedras con prisa en una cantera.

voy a hablar con el asistente social para que me ayude.

un beso.

Durrell dijo...

Adelante María, tú has estado poniendote en la piel de esa persona comprendiendo sus necesidades, cosa que ella no ha hecho contigo y a cambio a abusado de tu confianza. Ojalá tengas suerte con la pròxima ¿no puede ir a tu casa por la tarde la señora que te ayuda por la mañana?

Muchos besos.

febade dijo...

Hola maría

Tienes razón no es fácil pero como bien dice Durrell tú has estado preocupandote por ella, por una persona que no te corresponde ni respeta a las personas. Tu preocupación es loable, dice mucho de ti. Eres una gran persona.
Un abrazo

María Narro dijo...

no, `Durrell, Rubi (la de por la mañana) no puede, ya lo intenté.

Ya lo he hablado con la asistente social y confio en su sensibilidad.

es que este cenutrio me hace sentirme culpable, aunque no sospecha nada (o sí, porque le he explicado por qué tengo un moratón en el`labio) ayer me cuenta que está fatal de dinero, que si su hija tal y cual... y llora con la regla.

soy jilipoyas, con anemia (a ver qué dice el médico hoy), una ataxia y mi mundo casi patas arriba, y preocupándome por ella.

si no fuera por... por vosotros.

os quiero.

febade dijo...

Hola María
Perdona si me pongo pesado pero es que me parece una injusticia todo esto.
María no te sientas culpable, por que tú no tienes culpa de nada, si no tiene dinero no es tu culpa, si no sabe comportarse no es tu culpa, si no sabe mantener un trabajo por el que le pagan no es tu culpa..., y al cenutrio ese le preguntaría yo ¿Si en vez de a María Narro cuidara a tu hija, la seguirías teniendo en tu casa?
Un abrazo

María Narro dijo...

no pasa nada. Ésta mañana me sentia mal pq he removido el asunto, pero ya pasó.

no me sienton culpable porque no lo soy, lo que pasa es que nunca he despedido a nadie. Y tengo que aprender.

un beso.