Nunca dejes de soñar, pero trabaja para hacer realidad tus sueños

martes, 28 de abril de 2009

¡y yo más, y yo más!


Ahora que me acuesto, ruego al Señor que cuide de mi alma y si muero antes de despertar, ruego al Señor que destruya mis juguetes. Para que así, ningún otro niño pueda utilizarlos. Amén

Esto en un niño pequeño resulta cuanto menos gracioso, y de sus padres depende enseñar a su hijo a compartir.
Pero estos sentimientos, o parecidos, en una persona adulta son patéticos y sólo demuestran inseguridad. Soy la mejor, mis sentimientos son los únicos de verdad, nadie se puede comparar conmigo y el tiempo me dará la razón porque no se sabe apreciar lo que soy...
¿quién no ha visto estas lindezas en la red?
Lindezas que te hacen apagar el ordenador y coger un libro.
Con lo fácil que es pensar: a todo el mundo no le voy a gustar y santas pascuas!!!

¡Qué forma de complicarse la vida y lo que nos gusta prejuzgar!
Prejuzgar sentimientos, lo que vale o no una persona...
Creo que todos hemos visto las miserias de los prejuicios en el caso Susan Boyle ¿no?

Y el otro día, al darle mi libro de Poesía a Matilda, alguien dijo: el próximo día le preguntas si se ha enterado de algo.
Fue un comentario fuera de lugar, algo que me va diciendo que la profesional que lo dijo aún le queda mucho por aprender...
A mí me bastó con la cara de ilusión que puso Matilda por tenerla en cuenta.

9 comentarios:

Lucía dijo...

Joper, niña, dura y real en este post.
Casi me dejas sin habla..., pero sé que es así, asumiendo mi parte de " y yo más, y yo más" que todos tenemos a veces en la vida.
Y por supuesto que a todo el mundo no le podemos caer bien, sería algo absurdo pensarlo.
Los sentimientos de cada uno jamás se pueden juzgar,nos gusten o no.
Ale, perdona la parrafada.
Un beso con luces y sombras:)

María Narro dijo...

me encantan tus parrafadas, Lucía.
no soy dura sino real y sincera ;)
`
luego voy.
un beso.

Angel dijo...

Maria, gracias por pasarte por mi espacio blog. Y si te ha gustado esta tontería de dimes y diretes que me llevo con el perro más me alegro. Yo prometo pasarme por tu blog. Te seguiré. Aunque soy más de prosa que de verso.

Un saludo.

Miguel Schweiz dijo...

:))) Qué guapa te pones cuando te cabreas... Y qué fuertota, oleeee.

*****

A ver, ya que estás tan "abierta" te voy a contar mi vida: Ay, si vieras amiga que grandioso soy, me sale el oro por los ojos, por las orejas miel de abejas de Pino loris y tengo con un candado de platino en el corazón. No hay nada que se me resista ¿Sabes por qué? Evidente, soy el mejor. Si alguna vez he tropezado no ha sido por mí, ya que la genialidad salta a la pista de baile, sino por el Pancho Melenteforo que se lo come la envidia; menos mal que se lo come y se desaparece al fin esa piltrafa y a ver si un día de éstos puedo por fin alcanzar los laureles que están en Olimpia. Sí, tal como lo has oído O l i m p i a.
Espera, creo que no eran laureles... que no, son olivos, pero es que no me gustan los carozos de las aceitunas. Aunque los grandes solemos comer las negras, sin embargo me gustan más las verdes. Pero bueno, a pesar del lío, lo tengo todo muy claro, eh. Es que la gente como yo nunca se confunde. Ninco. Noncu. Nenca.

Hay que ver la cantidad de gente que me pierde, que no puede llegar a mí, pero de todas formas soy generoso y los recibo en el Olimpo, sí el que está en Olimpia con los olivos o los laureles.

Cuando mires los grabados, el del disco de oro soy yo, se me reconoce enseguida por el copete de plumas de pavo rojas.

En fin, puedo seguir, pero no me gusta detenerme en ningun sitio, ya sé que te he emocionado, pero no me detendrán tus lágrimas porque mi camino es largo y triunfante, comprende, no llores, podría perderme el balón de oro de este año y no me gusta dar patadas al aire.

Vale, te mereces por hoy un beso. Pero no te acostumbres que estoy muy apurado...

*****

(Matilda, es como nosotros, no entiendo por qué quieren diferenciarla...)

Miguel Schweiz dijo...

En las poesías no pongo nada. Y es muy simple el motivo, las gozo en silencio.

Un beso EnormE

Poetaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

María Narro dijo...

Angel, me encantan los animales y los ratos desenfadados...
yo también te sigo.
un beso.

a ver, Miguelito corazone de melone... cada día eres más revoltoso y te me pones mirando a la pared pero ya, peaso diose del Olimpo.
tú saber que mí gustar arrear collejas.com suaves pero bien das?
pues una por cada párrafo, y envio una estancia pá darte un beso de casualidad
de puritita casualidad
(a Matilda la trata alguien y la ven muchos como a mí mi familia politica y parte de mi circulo, solo que a mí el san Benito de 'guapa y presumida' me hace invisible)

(¿el antídoto? sonreír y estar de buen humor... eso les joroboba mucho más)

Alejandro dijo...

¡ERES UNICA!

Miguel Schweiz dijo...

Ayyyyyyyy mi oreja, joer...

Mira ya que estoy aquí, te pongo todo respecto a lo que dijiste en el siguiente ¿Sí?

No sé por qué te quitaron la B tan pronto, tú diles que se informen bien, porque esos tratamientos lo hacen los especialistas por bastante tiempo. Diles que estudien bien esa terapia.

Me parece estupendo los parches que estás usando. Ya ves, avanzando y avanzando siempre.

Para mí que un día encontraremos el quid...

Un beso EnormE

María Narro dijo...

No me quitaron la B12, Miguel, me mandaron una caja de 30 pastillas y la caja se acabó, y como me encuentro bastante mejor pues he decidido dejarle a mi estómago descansar una semana o diez días antes de decirle a Eva -mi médico de cabecera- que me las vuelva a mandar. No sé si se negara.

Como me han ido genial y como tú piensas que el tratamiento debe durar más y yo también creo que puedde ser beneficioso, iré la semana que viene a hablar con ella ¿vale?

desde el domingo pasado no tengo ni idea de donde está la que arrea collejas, de momento no puedo contestar en Shakespeare... (me lee demasiada gente)y no tenía ni idea de que me conocieras tanto...
por ese shhhhhhhhhhh

nunca te echaría de mi lado... al menos no en serio ;) me has hecho llorar, pero no te preocupes que cuando estoy sola lloro hasta con los anuncios

un abrazo enormE