Viviendo con una ataxia de Friedreich desde hace más de tres décadas